¡Por fin 5 de Mayo, llegó nuestro gran día!:
El día “P” fuimos a los ponis, ¡qué nervios! Los niños estaban muy ilusionados,  todos los días preguntaban ¿Hoy vamos a los ponis? ¿Cuándo vamos? Aunque el tiempo no era bueno, decidimos continuar con nuestros planes ya que el Club Hípica Laukiniz estaba cubierto por lo tanto no tendríamos problemas de mojarnos ¿o sí? Venían todos los  niños vestidos de calle con sus bolsitos llenos de zanahorias y manzanas ¡qué festín se iban a pegar los ponis!!!
 
Nos fuimos todos cantando en el autobús, mirando por las ventanas a ver qué tipo de animales íbamos viendo. Cuando llegamos, nos recibió Naira la profesora. Después de estar hablando con ella, ¡Por fin salieron los ponis Bimbo y Lluvia!, pobres, no sabían lo que les esperaba.
 
Miss Helen empezó a sacar fotos y más fotos mientras Miss Liz se mareaba dando vueltas a la pista con los ponis y la profe. Estaban todos muy animados para montar menos dos o tres que al final cuando vieron a los demás, ellos también se atrevieron.
 
A las 12:00 subimos al salón que nos habían preparado para comer. ¡Madre mía qué “Banquete” nos habían preparado las cocineras!, no sé cuánto tiempo pensaban que íbamos a estar, pero allí había comida para unas cuantos días: Jamón, chorizo, mortadela, queso, bimbo, patatas, yogures, fruta, chocolate, galletas etc.… Bueno, bueno, aunque comieron muy bien, tuvimos que traer casi la mitad.
 
Después de comer recogimos y pintamos un dibujo de un pony. A las 14:00 aproximadamente, bajamos a dar de comer a los caballos las zanahorias y manzanas que llevábamos de casa. Cuando vieron los caballos tan grandes pasaron un poco de miedo aunque pronto se les pasó. Mientras dimos la vuelta, nos encontramos por suerte con el herrador que explicó a los niños lo que hacía y contestaba a sus preguntas.
 
A las 14:45, como no llovía llamamos al autobús para que nos llevara al Parque de Urduliz. Allí los niños jugaron y merendaron.
 
A las 16:00 salimos de allí para volver al colegio. Nos costó un triunfo mantener a los niños despiertos en el autobús, ¡claro sin siesta! El aire libre y todo el ejercicio les habían dejado a todos fuera de combate. Han comentado algunas madres que para las 18:30 de la tarde ya estaban dormidos.
 
Miss Liz y Miss Helen tuvieron que meter los pies en agua media hora e ir a la cama a las 21:00 P.m. ¡“Viva los Ponis”!
 
P.D. Todavía nos queda la excursión del Garden Centre y el Castillo de Butrón. Ya os comentaremos la siguiente aventura.
11 / 04 / 15