Partido

Aunque el resultado es lo de menos los aitas ganaron bastante más apuradamente que el año anterior 4-3.
 
El próximo año, con los infantiles más creciditos y los padres más maduritos, el asunto se pone complicado, habrá emoción.

El partido mantuvo su incertidumbre hasta el final, pero los padres pudieron mantener el tipo, gracias al agua, a los masajes y al oxígeno.
 
Muy buen ambiente, también en las gradas, terminando todos juntos con un aperitivo en el comedor, prolegómeno de la comida de hermandad en el restaurante habitual.

A continuación se pueden ver las fotos del acontecimiento.

ver
 

 

 

11 / 04 / 16