Son ya varios años en los que vamos al albergue Braña Vieja del Gobierno de Cantabria, junto a la estación invernal de Alto Campoo.  Es un alojamiento sencillo, pero con unas buenas prestaciones y un precio económico.
Salimos el domingo a la tarde, llegando a las 20:00 a Braña Vieja con la emoción de no saber si la estación abriría al dia siguiente. Reparto de habitaciones con discrepancia de opiniones, pero al final todos contentos. Enseguida a cenar, sopa con poco éxito, pero el bacalao al horno con cebolla y patata triunfó.
Para bajar la cena paseo por la pista de la Fuente del Chivo con una espectacular noche plagada de estrellas.  Las máquinas pisapistas, a tope de trabajo, parecían luciérnagas a lo lejos.
Pijamita, aseo y a la cama. Peeero, como suele ser habitual, hay sueño pero también nervios, todos juntos, ya se sabe. Poco a poco fue bajando el tono y avanzada la madrugada llegó el silencio.
A las 8 todos en pie, para desayunar y subir a pistas. Estación abierta, bien, nieve dura al principio y luego ya primavera, pero de buena calidad en la zona alta a la que nos dirigimos en cuanto todos los alumnos recordaron sus buenos conocimientos técnicos.
Muy buen balance, algunas pistas cerradas, pero suficientes para pasar un estupendo de esquí junto a los compañeros de clase en un entorno distinto y gratificante. Don Peio y miss Kelen ayudaron a que no hubiera ningún problema.
Hasta el año que viene.
12 / 03 / 19